Desde el debate y el análisis, a las empresas con: Carlos Armas.
Mayo 8, 2017
Dos décadas acompañando a la juventud venezolana.
Junio 25, 2017
Show all

Confesión de Amor

No tienes idea de cuánto te he pensado, de cuánto te he vivido, de cuánto te he soñado, querida amante mía de fajines tricolor y estrellas en el corazón. No sabes cuánto te he luchado, no imaginas cuánto me has inspirado.

Lo he mantenido en secreto, pero ya es momento de confesarlo. Has sido mi gran amor desde que tuve conciencia de tus símbolos y significados. Me perdí locamente cuando tus aguas mojaban mis pies en las playas, cuando seduje tu figura subiendo alguna montaña, cuando con la frente en alto mencioné que eras mi patria.

Lo confieso hoy porque tengo ya el valor y las fuerzas para asumirte como mía, para esforzarme por ganarte y conquistarte desde mis alegrías; quiero construir tu historia con mis pasos de juventud soñadora, hacer de tus calles un presente posible, hacer de tus museos y árboles el cohete que me lleve a elevarte, a que brilles.
Te confieso que te amo, que soy fiel y persistente, que mi pedagogía es pertenecerte, hacer de ti el mejor lugar para estar es la misión que con mi esfuerzo cumpliré aunque la vida me cueste.

No te diré que es sencillo esto de mantenerme creyente a la idea de conquistarte y que enloquezcas por mi iniciativa, a veces me siento desahuciado, descuidado y negligente porque sencillamente ningún esfuerzo humano es suficiente para representarte.

Me siento minúsculo cuando transito tus carreteras llenas de verde vida y en el momento que encuentro detrás de la montaña del norte tu sol con cielos grises, tu luna al amanecer, tu araguaney con sonrisas doradas y tu orquídea acompañando una tonada llanera es que me doy cuenta de cuanto sigues sonriendo, de cuando sigues amando y de cuanto sigues creciendo.

También me siento gigante al sentir que te pertenezco, al llevar tu nombre en mi pecho, al salir de tus gigantes horizontes y a golpes de cuatro, maraca y tambor revivir mi alma llanera en cualquier parte del mundo, sentir gloria por un bravo pueblo en cada triunfo que enviamos a distintos continentes, despertar y disfrutar de un guayoyo y un buenos días tan cálido de los casi 30 millones de hermanos que tus tierras me han dado y entonces me pregunto, si tú después de tanto sigues luchando ¿Cómo yo voy a rendirme en el intento de emprender un viaje a la aventura de amarte?

Autor:  Richard Tovar, @soyrichardtovar

Arte: Oscar Olivares, @olivarescfc

 

 

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *