Tenemos un reto: Construir cultura de aprendizaje.

CONSTRUIR CULTURA DE APRENDIZAJE
ÁNGEL NIEVES

Frecuentemente se usa el término aprendizaje para referirse a muchas situaciones y experiencias vividas. Sin embargo, al hacer referencia al término cultura de aprendizaje se asocia de forma casi directa y únicamente a entornos de educación formal como escuelas, Universidades e instituciones educativas dependientes de un Ministerio de Educación.

A medida que ha evolucionado el mundo de la educación y los campos de estudio asociados, el aprendizaje ha tenido diferentes conceptualizaciones.

En el modelo enfocado en los contenidos, se decía que había aprendizaje sí el alumno era capaz de repetir o reproducir las lecciones lo más parecido, casi idéntico, al texto original.

A partir de los 60, con el modelo por objetivos, se sabía que una persona había aprendido porque exhibía un cambio de conducta observable.

Hacia finales del siglo XX,  con el modelo basado en competencias este concepto se ha complejizado, y vincula el aprendizaje a la capacidad de un individuo de integrar conocimiento, habilidades y actitudes al enfrentar un reto en su día a día.

A pesar de que el concepto ha evolucionado, en muchos sistemas educativos de América latina, predomina el modelo por objetivos y en lugar de una cultura de aprendizaje, encontramos una cultura de calificaciones y promoción.

Douglas Thomas, en su charla TEDx, Una nueva cultura de aprendizaje conversa acerca de este tema, plantea que el aprendizaje es algo que se da de forma natural y que nos acompaña a lo largo de la vida y que “no requiere esfuerzo, solo en la escuela”.

Esa cultura de las calificaciones y la promoción hace que aprender deje de ser significativo y motivador, para ser algo aburrido y tortuoso en muchos casos. Para combatir esta “asfixia del aprendizaje” Thomas plantea tres elementos que pueden contribuir a cambiar un poco el panorama, al invitar a los aprendices y a los profesores a valorar el proceso desde una perspectiva distinta.

SU PROPUESTA DE FUNDAMENTE NE TRES ÁREAS:

  • Pasión: permite generar asombro, motivar el proceso de aprender, producir alegría y ganas de seguir aprendiendo.
  • Imaginación: comienza con ¿Qué pasaría si…? permite ver distintos escenarios y alternativas de una situación, para desarrollar soluciones. Es una herramienta indispensable, al momento de aprender y debe estimularse constantemente.
  • Restricción: Crear a pesar de los obstáculos. Presentar retos, para estimular la creatividad. Esto explota la pasión y la imaginación.

Estos tres elementos deben ser elementos clave de la práctica pedagógica, un código que debe ser común para estudiantes y docentes, al tiempo convertirse en parte de las políticas institucionales y nacionales.

Área Índigo desde sus experiencias de formación y servicios pedagógicos promueve los elementos planteados por Thomas:

Divertirse y sentirse retado son características indispensables para aprender y así se asume desde esta agencia. Para lograr implementar esta cultura de aprendizaje se propone sumar dos elementos a los planteados por Thomas:

  • Desaprender.
  • Zona de desarrollo próximo.

 

En este siglo donde el conocimiento caduca de forma acelerada , tener la capacidad de ser flexibles y adaptarse es vital.

Es por esto que desaprender, implica revisar constantemente hábitos, conocimientos, creencias y paradigmas que puedan estar limitando su crecimiento y desarrollo personal y profesional.

Concientizar y tomar decisiones en ese sentido es cada vez más necesario, y debe hacerse a menudo.

Cada aprendiz asume los retos o estímulos del entorno de una manera distinta. Según Florez Ochoa, “el verdadero aprendizaje humano es una construcción individual, de cada alumno, que logra modificar su estructura mental, y alcanzar un mayor nivel de diversidad, complejidad y acción”.

Esta definición se puede vincular con la zona de desarrollo próximo de Vigotsky quien plantea que existe una zona de desarrollo real, en la cual el aprendiz domina los conocimientos y habilidades para responder a retos en torno a un tema o contenido en particular.

También, define la zona de desarrollo potencial, que representa ese nuevo contenido que se va a presentar al aprendiz y debe ser mediado por un docente o facilitador, sin ese acompañamiento sería difícil para el aprendiz avanzar.

 

Entonces, la zona de desarrollo próximo, es el espacio o la zona mágica en la cual el docente tiene la posibilidad de postular retos que de manera progresiva acerquen al aprendiz en ese nuevo contenido y que suceda de forma significativa. 

Los retos deben ser diseñados de manera cuidadosa, uno demasiado  sencillo puede hacer sentir ofendido al aprendiz y generar desmotivación. Si se plantea uno complicado, puede generar frustración en el aprendiz y que decida frenar el proceso de aprendizaje. Es clave, que los desafíos sean equilibrados y que conecten con los intereses de los participantes además de estar centrados en un contenido particular.

Estos 5 elementos aplicados de forma deliberada y responsable van a generar una vinculación más sana y productiva con los procesos de aprendizaje en distintos entornos, formales y no formales. Reinventar la educación es responsabilidad de todos, sin embargo pocos la asumen.

¿Asumes el reto de crear una cultura de aprendizaje?

ÁNGEL NIEVES.

Angel Nieves
Ir arriba