Escuela de facilitadores 2020 : Un universo de esquemas para la educación.

Apostamos a la educación alternativa:

Es de conocimiento público que en Venezuela la Educación es un rubro que se ha dejado de cultivar de manera productiva.

Hace falta infraestructura, actualización curricular, integración de los actores del entramado educativo, estructura presupuestaria adecuada e incluso pensarnos si estos, al ser instalados, responden a la educación de calidad.

Uno de los componentes más afectados en este proceso han sido los propios educadores, que en un escenario de desgaste emocional, profesional, económico e incluso social, desde la degradación de su rol, han tenido que sostener un “sistema” que no es sustentable.

Ahora, si ese es el caso de la educación formal, ¿Qué pasa para los espacios de formación alternativa? Espacios fuera del aula donde el docente, experto en la pedagogía, profesional dedicado a formar es capaz de generar momentos formativos que beneficien a cualquier aprendiz: hablamos de talleres, capacitación corporativa, workshops, facilitación comunitaria, etcétera, donde distintos perfiles profesionales también han dedicado tiempo de formación para convertirse en “facilitadores” potenciales, que sean capaces de aliviar estas necesidades del humano.

¿Cuál es la necesidad detectada y la solución planteada?

Hace falta formar a más docentes, y al mismo tiempo, hace falta formar a más profesionales en el arte de educar para atender de manera sostenida la precariedad del sistema educativo formal,  desde las capacidades profesionales de cada individuo que ejerce educación alternativa. Por eso, desde Área Índigo, en conjunto con la Asociación Civil Más Ciudadanos surgió el programa “Escuela de Facilitadores 2020 en ciudadanía, liderazgo y emprendimiento”, que plantea formar a jóvenes voluntarios de diversas ONGS interesados en impactar, desde espacios de formación, a las comunidades donde su labor incide, sin importar su profesión o carrera de base.

La iniciativa despertó el interés de más de 200 jóvenes de distintas organizaciones y rincones del país, con o sin experiencia en la facilitación, que buscaban un espacio para afirmar, potenciar o definir las competencias necesarias que los convertirían en facilitadores para la nueva educación.

Y así, comenzó el proceso de selección de los participantes:

Con un video publicado en sus cuentas de instagram le mostraron al mundo que estaban dispuestos a cambiarlo, y en una fase de entrevista le confirmaron al staff de la EDF que sus propósitos estaban más que alineados con la transformación ciudadana que promueve el programa, estos videos podrás verlo en la etiqueta #ConvenceAlMundo.

 

¿Cómo fue el proceso de la EDF?

90 fueron los seleccionados para comenzar con el programa, que debido a la situación del COVID-19, se replanteó a un formato virtual que, aunque a distancia, siguiera cumpliendo con las expectativas y la calidad que facilitadores, aprendices y aliados se merecían. 

Durante los siguientes tres meses luego del proceso de selección, los aprendices vivieron la experiencia de compartir conocimientos con los facilitadores de Área Índigo: Richard Tovar, Ángel Nieves , Kevin Machado. También con los facilitadores de la Asociación Civil Más Ciudadanos: José Miguel Rodriguez.

El programa contó con aliados que apoyaron durante el proceso: Aimara Morales (Directora del Centro de Innovación y Emprendimiento de la Universidad Católica Andrés Bello – CIEUCAB), Roosvelt Gordones (Especialista en WordPress de la Agencia Digital GorBrit), Antonio Da Rocha (Especialista en Tecnología Educativa y Cofundador de PleIQ), Gaby Alfonzo (Global Shaper, @academiazahori @amerailove @gabylaquebaila ) y Vaneska Viloria (Comediante y diseñadora E-learning), quienes acompañaron a los aprendices en un proceso formativo que se desarrolló a través de:

Conferencias semanales, retos individuales y en equipo y diarios de evolución personal que permitieron desarrollar y acoplar las competencias que promueve el programa.

Para terminar con el programa, cada equipo de facilitadores realizó el diseño, preparación, ejecución y evaluación de una muestra en formato de taller virtual para participantes externos, donde el staff pudo evaluar las capacidades adscritas y adquiridas, individuales y colectivas de cada uno de los participantes que habían llegado hasta este punto. 

Cada grupo escogió un tema particular que desde sus intereses pudieran vincular con los pilares de la EDF, y en el transcurso de dos (2) semanas se llevaron a cabo estas muestras, con jurados especiales de más de 20 organizaciones nacionales, referidas cada uno a los temas abordados en la muestra a la que asistían. Con esta muestra final se reafirma el compromiso compartido del impacto que cada uno de los aprendices de la EDF puede generar en los espacios en los que tienen injerencia: cambio climático, defensa de los DDHH, actualización profesional para docentes, ciudadanía verde, política y sociedad, emprendimiento ecológico, búsqueda del propósito, diseño del pensamiento, fueron algunos de los temas que los participantes abordaron en estos espacios, dando a entender la diversidad de usos que se le puede dar a las herramientas que adquirieron en el programa, logrando atender a más de 500 personas en el desarrollo de sus talleres.

 

¿Qué temas se abordaron en la EDF?

El programa abordó nuevas maneras de reconocer el valor ciudadano y la actividad democrática del individuo, no desde sus derechos sino desde sus deberes inherentes; se promovió la diferenciación entre el liderazgo como proceso y el líder como figura que, comprometido con su acción y en la asunción de su rol, influye en su entorno directo; se reflexionó sobre las oportunidades que el emprendimiento, en el contexto venezolano, permite a los aprendices para avanzar en sus propuestas de negocio y transformar al mundo desde su identidad. Entendiendo estos tres pilares como las bases del facilitador de la EDF, se continuó a un segundo módulo donde en dos sesiones, se trabajó la individualidad del aprendiz, sus gustos, sus formas de aprender, sus reglas de oro y el reconocimiento de sus potencialidades y sus oportunidades de mejora como facilitador y profesional.

El tercer módulo se ocupaba de generar las competencias pedagógicas que el facilitador necesita para asumir el diseño didáctico de una sesión de enseñanza (presencial y/o virtual) y también el desempeño propio del facilitador en la acción.

En este se abordaron temas como: estilos de aprendizaje, diseño didáctico, la evaluación, plataformas digitales, el juego y la pregunta, entre otros empoderando a los participantes con herramientas que Área Índigo, como expertos en los procesos de enseñanza, ha diseñado, aplicado y validado durante 9 años de acción educativa.

La misión de la EDF y sus egresados.

La EDF planteó en los aprendices la oportunidad de reconocerse a sí mismos como agentes de cambio en su comunidad, para los suyos y los otros, asumirse como educadores del ahora, con la misión de ser guías y acompañar a sus aprendices en los procesos de enseñanza de forma significativa, con compromiso y responsabilidad de sus acciones, y con un propósito definido de trabajar día a día para la transformación del país desde su zona de impacto.

Cada participante tuvo la oportunidad de vincular cada uno de los aprendizajes y sesiones con su ser, estar y hacer para darle significancia a lo aprendido, y desde la evolución individual expresar los cambios que la formación en la EDF estaba gestando en su individualidad.

La Escuela de Facilitadores fue un espacio complementario para seguir formando al presente de nuestro país. Jóvenes que tienen en sus manos la ardua tarea de trabajar para el desarrollo de nuestra sociedad productiva, en sus diferentes áreas profesionales, y al mismo tiempo ser formador de nuevas generaciones que se alineen en la búsqueda de esa excelencia compartida que como sociedad necesitamos.

Más que enseñar herramientas, fue un espacio para formar en criterio, valores, disposición al trabajo, al desarrollo del pensamiento y a la apertura al cambio como agente movilizador, comprometidos con la educación, en todas sus formas y con la misión de seguir cultivando el amor por enseñar con calidad. Esta semana egresamos a 64 nuevos facilitadores con la marca de la EDF, que son necesarios, pero no suficientes. Si volvemos a convocar…

 

¿Tú estás listo para cambiar al mundo?

Ir arriba