EL FRACASO: Una mirada hacia la oportunidad.

Uno de los conceptos que rodean el mundo organizacional, es El fracaso, es como cuando le hablas a un niño de “El coco” o “El chupacabras”, una especie de monstruo que se acerca y si te agarra no tendrás escapatoria, y quizá, nos hemos perdido la oportunidad de ver este monstruo como una decisión. 

Nadie quiere fracasar, pero tampoco estamos exentos de ello.

Como la única constante en la vida humana y en las organizaciones son los cambios,  y con ellos, la innovación, la adaptabilidad y la incertidumbre, es probable que estemos sometidos al error constante en la apropiación de nuevos mecanismos para dar respuesta a los retos que se nos presenten. 

via GIPHY

Entonces, si el cambio, y por ende el error, son una constante ¿Por qué seguir viendo el fracaso como una línea finita? Mientras más tardemos en cambiar nuestra percepción del fracaso, más aumentará en nuestras empresas y en nuestro equipo humano la tasa de frustración y aversión a los nuevos cambios y la innovación, solo por miedo a fallar, fracasar y sentir que su vida es miserable. 

via GIPHY

¿Qué tal, si vemos el fracaso como una decisión, en vez de una circunstancia letal?

No llegar a la meta o no cumplir con los indicadores de gestión, son sin duda alguna uno de los temores más grandes de los humanos dentro de las empresas, sin embargo, son la oportunidad perfecta para mejorar las prácticas, para reinventar el mecanismo y para estar más atentos al detalle. Esto solo es posible si así lo decidimos como cultura.

Si por lo contrario, hemos decidido que fue una pérdida de tiempo y ahora hay que cambiar toda la visión y el proyecto, entonces estaremos constantemente en un proceso de prueba sin aprendizajes para la mejora continua ¿Te ha pasado?

Lo mismo pasa con el fracaso, puedes decidir aprender del error o sepultar los esfuerzos en una pérdida de tiempo, y latigarte para siempre con la excusa de que tus proyectos “nunca funcionan”, y puede que al final de todo, no funcionen porque no les has dado la oportunidad de aprender y reconstruir  frente a la práctica. 

Pensemos “LEAN” para generar oportunidades.

El modelo de gerencia lean, o con base en el pivoteo, es una de las estrategias más efectivas hoy en día, sobre todo, para generar impacto en la empresa mientras prueba prácticas e innovaciones que generen nuevos resultados.

La premisa de este modelo, es el aprendizaje constante y la provocación deliberada del error para lograr algoritmos de funcionamiento con menor probabilidad de falla, así es, menor probabilidad, no sin fallas. 

Frente a esta visión, el fracaso se convierte en una decisión, una decisión que viene de varias pruebas e intentos con miras a mejorar prácticas, deja de ser “El coco” y se convierte en el santo grial de la gerencia del aprendizaje y la innovación, convirtiéndose así, en una oportunidad indiscutible de mejora continua.

via GIPHY

El error y el fracaso están inmersos en nuestras dinámicas:

en función de cómo lo percibamos podremos lidiar con la oportunidad de aprendizaje o con los altos niveles de frustración. Si cambiamos la percepción del fracaso podríamos:

  • Iterar con mayor libertad creativa en el diseño de soluciones.
  • Arriesgarnos por encima de los prejuicios al momento de proponer ideas.
  • Aumentar nuestra atención al detalle y disposición de aprendizaje.
  • Transformar adversidades en oportunidades de crecimiento y mejora continua.
  • Darnos la oportunidad de fallar, aprender y continuar.

Cuando hacemos con miedo a fallar, hacemos con miedo a hacer de verdad, por ello, es importante cambiar nuestra percepción del fracaso y el error.

Richard Tovar.

Ir arriba