Hallar en nuestra historia y acción, nuestro propósito.

Hablar de propósito, en muchos casos, te puede llevar a pensar directamente en el futuro.

Hablar de propósito, en muchos casos, te  puede llevar a pensar directamente en el futuro.  


Si bien el propósito tiene una relación transversal con el tiempo – pasado, presente, y futuro- tiene su origen en tu historia personal. De allí que para algunos el propósito es una historia en construcción.

La narrativa de tu vida inició antes de tu nacimiento, con el encuentro de tus padres y la elección de tu nombre, por ejemplo. Desde esa época hasta hoy has escrito muchos capítulos. Una forma tradicional de contar una  historia personal es mediante una actividad que se usa comúnmente  en contexto educativo: la autobiografía. Una construcción cronológica de los eventos más importantes o relevantes de tu camino, desde tu nacimiento hasta el presente.

Si hicieras tu autobiografía hoy te describirías desde:

Te has preguntado:

  • ¿Qué dice tu historia?

  •  ¿La narrativa está alineada con lo que construir a nivel personal y profesional? 

  • ¿Te gustaría cambiarla?

 

Responder a estas preguntas, te puede ayudar a reconocer, aceptar y resignificar parte de tu recorrido.

Distintas circunstancias se pueden contar como parte del  camino, el significado que les das y los aprendizajes relevantes de estas experiencias te pueden ayudar a conectar con tus  motivos más genuinos. Esos que a pesar de las situaciones te permiten encontrar o crear los caminos para avanzar.

Existe un ejercicio llamado la línea de la vida, que te invita a reconocer esas situaciones o momentos clave  de tu historia, con la intención de identificar esa razones que te impulsa a continuar.

Cambiar lo que has vivido, es físicamente imposible. Agradecer y reconciliarte con tu historia te permite conectar con tus motivos más auténticos y te da fundamentos para actuar, en el presente y el futuro.

La invitación es a que transformes tu narrativa, pasando de un locus de control externo a un locus de control interno. 

Si hoy no tienes claro y consciente tu propósito, está bien. Lo realmente importante, es que puedas actuar desde tus motivos genuinos, esto te permitirá mantenerte conectado contigo y ser coherente con tu esencia.


Recuerda que tu propósito es una historia en construcción. 

¿Qué quieres contar con tu historia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba