KNOWLEDGE MANAGEMENT – Kevin Machado

KNOWLEDGE MANAGEMENT
La educación está en todos lados.
Kevin machado.

¿Sabías que la mayoría de las empresas que invierten en procesos de franquiciabilidad o en modelos de Scaling Up hacen una gran inversión en educación?

Pues sí, y es que los educadores son ideales para sistematizar procesos y transmitir conocimientos y, aunque no lo creas, en las empresas también se aprende. Peter Senge decía que “la experiencia directa constituye un potente medio de aprendizaje”, y en este caso no se refería necesariamente a experiencias educativas, sino a ver la experiencia del trabajo como un mecanismo poderoso para que las empresas pudiesen determinar su «Know-How».

En este lienzo, te compartimos algunos procesos a tomar en cuenta para llevar a cabo un  «Knowledge Management» efectivo dentro de tu organización, o en español, “Gerencia del conocimiento”, ya que el principal activo de una organización es lo que su gente sabe-hacer-bien. La definición más simple de “Gerencia del conocimiento” la estableció Tom Davenport (Davenport, 1994) y la definió como:el proceso de capturar, distribuir y usar eficientemente el conocimiento”. Probablemente no exista una forma más sencilla de definirla hasta ahora.

La gerencia del conocimiento es una técnica de gerencia organizacional que promueve una aproximación integrada para identificar, seleccionar, evaluar, mejorar y compartir toda la información que sirve como capital de la organización. Podemos estar hablando de bases de datos, metodologías de intervención, políticas institucionales, pero sobre todo de la experticia y la experiencia de todo el talento humano de la organización.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE HACER GERENCIA DEL CONOCIMIENTO?

El “knowledge management” es importante porque le da una gran mejora a la habilidad de toma de decisiones efectivas dentro de una organización. De esta forma nos aseguramos que todos los colaboradores tengan acceso a la experiencia acumulada por nuestra organización y se conviertan en una fuerza de trabajo mucho más inteligente, que es capaz de tomar decisiones rápidas, pero fundamentadas, que benefician a la organización. 

La innovación se hace mucho más sencilla de cultivar en una organización que conoce con todo lo que cuenta, los clientes se benefician al tener talento humano con mejores prácticas, y se reduce notablemente el cese de contratos por parte de los trabajadores.

¿CÓMO IMPLEMENTAR EL KNOWLEDGE MANAGEMENT EN NUESTRAS ORGANIZACIONES?

Los procesos de gerencia de conocimiento requieren de seis (6) elementos importantes a tomar en cuenta para su correcta ejecución:

La estrategia de implementación de los procesos de gerencia del conocimiento debe ser dependiente de la estrategia corporativa general. El objetivo es manejar, compartir y crear capital intelectual relevante que pueda ayudar como requerimiento para llevar a cabo la estrategia de la organización.

La cultura organizacional influye en la forma en la que las personas interactúan, en el contexto en el cual el conocimiento es creado, en la resistencia que el talento humano podría tener frente a algunos cambios y, también, en la forma cómo ellos comparten (o no) ese conocimiento.

Son esos procesos, ambientes, y sistemas correctos que permiten que la gerencia del conocimiento se pueda implementar dentro de la organización.

Para llevar a cabo este proceso de forma exitosa se requiere de liderazgos competitivos y con experiencia en todos los niveles de la organización. Hay muchos roles que están relacionados a la implementación de la gerencia del conocimiento, que una organización podría o no, necesitar para implementarla, dependiendo de su naturaleza, por lo que se necesita de gente capaz que asuma esas responsabilidades en la gerencia.

Se refiere a los sistemas, herramientas y tecnologías que se necesitan en la organización para el diseño y la implementación correcta del Knowledge Management.

Son todos los soportes a corto, mediano y largo plazo para implementar y mantener vivo los procesos de gerencia del conocimiento dentro de la organización. Involucra la definición de los roles, el planteamiento del uso de los recursos como tiempo o dinero, y la visión general sobre cuál va a ser la retribución para la organización luego del proceso en cada uno de estas dimensiones temporales.

La gerencia del conocimiento es un proceso que involucra muchos procedimientos institucionales, pero ¿Dónde queda el individuo dentro de todo esto? ¿No es su experiencia y racionalidad para la toma de decisiones los principales protagonistas del Knowledge Management? Desde Área Índigo proponemos entonces tres (3) pasos para capitalizar el conocimiento en nuestra organización, basándonos en nuestro talento humano.

  • Proceso de registro centrados en el humano: Se debe realizar un ejercicio de caracterización psicográfico que involucre toda la información sobre cada una de las personas que conforman nuestro personal: intereses, grado de instrucción, experiencia profesional, habilidades, vocaciones culturales, saberes empíricos, creencias, paradigmas, etc. La suma de los comunes le dará a nuestra organización identidad y fortaleza, mientras que la detección de la diferencia nos mostrará la singularidad de nuestra gente y las oportunidades de mejora del equipo.
  • Normalización de procesos: Estimula o promueve que cada trabajador o talento interno registre el paso a paso de lo que hace de manera cotidiana para lograr sus funciones vitales dentro de la organización. Al finalizar el registro, sistematiza y manualiza los procesos claves y cómo hacer cada uno. Esto nos permite garantizar la calidad de los servicios y mejorar las inducciones de los nuevos talentos.
  • Experimenta lo levantado y haz mejoras constantes: La información levantada sirve para generar y producir estrategias de mejora dentro de la organización. Al instrumentalizar cada uno de las funciones de tus trabajadores y compartirlos con todos para la proposición de nuevas alternativas, se genera compromiso compartido con la forma en la que se llevan a cabo las decisiones de la organización. Luego de aplicar las nuevas estrategias y evaluar su impacto, nos queda volver a mejorar, volver a difundir y seguir aprendiendo, para recomenzar con el ciclo de mejora y formación constante de nuestro talento.

Nosotros apostamos porque esta metodología permite agilizar los procesos de innovación dentro de la organización porque fomenta el compromiso compartido dentro del talento humano, genera vínculos con la cultura organizacional y con la gerencia participativa que se gesta en las relaciones laborales. Ahora:

¿Te has preguntado la cantidad de innovaciones que pueden surgir del conocimiento de tu organización? ¡Pon manos a la obra!

¡Es hora de gestionar conocimiento!

Kevin Machado.

Kevin Machado
Ir arriba