LA BÚSQUEDA – Angel Nieves

LA BÚSQUEDA

Una búsqueda puede reconocerse como una serie de acciones o un proceso para intentar encontrar un objeto, un lugar, a una persona, razones o el sentido de algo en particular. 

Si se emprende una con cualquiera de las metas mencionadas, se abre la posibilidad de identificar un origen, un destino y trazar un rumbo. Pero ¿Resulta igual de sencillo en todos los casos? Todos los días se realizan miles de millones de búsquedas, en los principales exploradores de internet o en redes sociales. La velocidad contribuye a la optimización de tiempo en algunos procesos, puede reducir esfuerzo y costos en otros. Sin embargo, respecto a la búsqueda de sentido y coherencia en la vida no resultan con tanta rapidez o no parecen tener tanta relevancia. La realidad es que por su naturaleza resulta casi imposible compararlas. De igual forma vale la pena preguntarse ¿Cuántas personas están en busca de su propósito, su razón de ser?

Víctor Frankl plantea una teoría que da fundamento a la logoterapia, en la cual afirma que “la naturaleza humana está motivada por la búsqueda de un propósito de vida” para él en muchos casos son las situaciones de inconformidad o sufrimiento las que invitan a iniciar la búsqueda. Sin embargo, esto no lo convierte en una obligación ni trata de una receta estandarizada para explorar el camino hacia el sentido de la vida.

Buscar requiere de esfuerzo, de plantearse preguntas incomodas, se encuentran muchos momentos de fragilidad y en que se tiene, a flor de piel, la esperanza de haber tomado el rumbo correcto ¿Cómo saberlo? ¿Hay señales, cómo identificarlas?

Algunas situaciones cambian radicalmente la dinámica de una vida, en esos casos es indispensable prepararse para emprender una búsqueda. Puede que una decisión hayas tomado una decisión provoque la situación límite que te moviliza, o que las circunstancias te obliguen a hacerlo.

Para Frankl existen tres razones principales que pueden impulsarte a buscar y encontrar el sentido de la vida:

 

Mi búsqueda inició en marzo del 2015.

En mi último taller de formación en el Grupo de Apoyo para el Desarrollo Estudiantil de la Universidad Simón Bolívar GADE-USB, hubo una ruptura importante. En ese momento, algunos de estos cuestionamientos reaparecieron con fuerza ¿La ingeniería es mi vocación? ¿Me veo como ingeniero en 5 años? ¿Este es mi lugar?

En esta ocasión, decidí buscar las respuestas revisando mi trayectoria universitaria en los años anteriores (2010 – 2014) donde experimenté amor a plenitud por mi trabajo como voluntario y por las personas involucradas en él. Había dedicado más esfuerzo, pasión, interés y tiempo al GADE-USB, en lugar de a la propia carrera. Como resultado todas esas preguntas obtuve un “no quiero ser ingeniero, no me veo. No sé a qué me quiero dedicar”.

El 13 de marzo del 2015 tomé mi morral, lleno de emotivos recuerdos, coraje y sobre todo mucha incertidumbre junto a la difícil decisión de irme de la Universidad Simón Bolívar, después de tantos años y tanto esfuerzo. Debo confesar que no sabía, que rumbo tomar, a donde ir, que era lo que iba a buscar. La pregunta oportuna era ¿Ahora qué?

 

Los días posteriores fueron complejos, por lo cual acudí a un profesional de la psicología para iniciar un proceso de reorientación vocacional exhaustivo, que me permitiera dar el siguiente paso con mayor seguridad, una de las frases que siempre me repetía mi orientadora era, no te detengas.

Los meses siguientes fueron aún más difíciles, de búsqueda, de cuestionamientos, de muchísima presión interna y externa; la incertidumbre crecía, y había vagos destellos de claridad. En el camino, luego de varios cruces y unas cuantas veredas, entendí que no estaba buscando necesariamente un lugar, un destino o simplemente una carrera. Debía encontrar una razón no solo para buscar, sino un sentido para mi ser y mi hacer.

En este punto de mí exploración desde la filosofía de la logoterapia contaba con tres aspectos fundamentales que podían permitirme avanzar.

  1. La libertad de la voluntad: Decisiones vs Determinismos.
  2. La voluntad del sentido: Buscar dentro para trascender.
  3. El sentido de la vida: Mi razón de ser desde una perspectiva positiva del mundo.

En paralelo, con el objetivo de mantenerme en movimiento, participé en un programa de formación vivencial en emprendimiento que agrupa personas de todas las

regiones del país. Durante los primeros encuentros, conversábamos de cómo los próximos seis representaban una oportunidad para contribuir al desarrollo de cada uno de nosotros y al del país. Iniciamos, escribiendo y compartiendo una herramienta llamada “mapa de vida” que para mi situación fue bastante oportuna. Fue la primera vez que me pregunté en serio, como me gustaría ser recordado, y empecé a imaginar todo lo que debía hacer para hacerlo posible.

En esta búsqueda la clave es el #3

Este tipo preguntas o ejercicios son similares a las técnicas principales que Frankl propone desde sus prácticas:

1. La de-reflexión: re-orientar el foco de atención con la intención ver otras posibilidades.

2. La intención paradójica: Desde el humor enfrentar los miedos.

3. Diálogo socrático: Utilizar las propias palabras para cuestionarse en repetidas oportunidades.

Fueron meses de interminables reflexiones, mezcladas con mucha ansiedad.

También, fui capaz de conectar puntos y ver algunas señales. Durante el programa de

formación, en un viaje a Maracaibo, conocí a una estudiante de Educación de la UCAB. Conversando con ella se despertó en mí una curiosidad peculiar sobre la carrera. Los años como facilitador de educación experiencial habían aflorado en mí una visión humanística, que desconocía por completo. Lo que ella me contaba, era melodía que mis oídos y mi cerebro podía comprender con curiosa facilidad, todo esto fue combustible para movilizar el proceso por el cual estaba pasando.

Después de este momento hubo más claridad hacia donde debía orientar mi búsqueda. Había respuestas más cerca de lo que creí al principio de todo, explorar lo adyacente me permitió ampliar de a poco mi mundo, rumbo a mi razón de ser, mi propósito.

Y tú ¿ya iniciaste la búsqueda?

Angel Nieves

Ángel Nieves

[elfsight_instagram_feed id=”2″]

Ir arriba