LO MÁS PEOR – Richard Tovar

LO MÁS PEOR

Un universo en el cual la educación, promueva el error.

Cierra los ojos un momento, espera, aún no, primero lee esto: “¿Recuerdas cuándo ocupabas espacios en aulas y algo le salía mal a alguien en el salón?”

Quiero que cierres tus ojos y evoques en este momento ¿Qué ocurría cuando había un herror? Probablemente lo mismo que pasó con tu mente al leer la palabra error mal escrita; Seguramente a tu cerebro y a tu cuerpo llegaron las siguientes sensaciones:

  • Te horrorizaste.
  • Te decepcionaste un poquito.
  • Juzgaste muchas variables que no vienen al caso.
  • Te sentiste un poco superior.
  • Por alguna razón te causó gracia.
  • Quisiste entender rápidamente porque alguien había escrito eso así y lo habían publicado.

Si sentiste alguna de estas cosas, felicidades, bienvenido al rol de opresor educativo, es un término duro lo sé, pero es lo que hacemos y sentimos normalmente frente a un escenario en el cual otro comete un error. Nos encanta sentir que podemos ser héroes y además que tenemos todo controlado, incluso nos encanta perpetuar esos momentos en ritmo de burla, sin embargo, olvidamos que también hemos estado del otro lado, y lo cruel, es que del otro lado sentimos:

  • Vergüenza.
  • Minimización de nosotros mismos.
  • Remordimiento.
  • Culpa.
  • Preocupación.
  • Miedo.

Si has tenido alguna de estas sensaciones, felicidades, eres un oprimido, y que curioso, que probablemente quien este leyendo esto, haya sido opresor y oprimido, es como si reproducir lo vivido, sin hacer algo más, nos hubiese convertido en nuestros propios opresores.

¿Qué pasaría si desde la escuela y desde muy jóvenes, nos enseñaran a celebrar el error como un mecanismo de construcción y no como una guillotina?

Seguramente podríamos comenzar a promover la capacidad de exploración y descubrimiento de la sociedad, comenzaríamos a respetar al otro desde su singularidad, reforzaríamos actitudes humanas y de aceptación, dejaríamos de responder las preguntas que a nadie le importan, y estaríamos comenzando a educar para el futuro que nace de poder ver el error como una posibilidad de hacer algo diferente, y no necesariamente, de seguir reproduciendo las mismas recetas. 

¿Cómo podemos promover la exploración del error desde la didáctica educativa?

Hemos diseñado este lienzo que promueve prácticas didácticas enfocadas en promover el error para el aprendizaje significativo:

  • ¿Cómo quiero que se sientan?
  • ¿Qué quiero que construyan?
  • ¿Cómo lo divido?
  • ¿Cómo hago que lo prueben?
  • ¿Qué herramientas propongo?
  • Hallazgos en el proceso.
  • Visión VS Producto.

Desde esta metodología o herramienta para el diseño didáctico enfocado en la promoción del error, estaremos preparando a nuestra sociedad a enfrentar “Lo más peor” del error y convertirlo en la mejor herramienta para construir.

¡La educación es un lienzo!

Pintemos nuevas realidades.

Richard Tovar

Richard Tovar
Ir arriba