Perspectivas de una educación terrorífica.

PERSPECTIVAS DE UNA EDUCACIÓN TERRORÍFICA
Richard Tovar.

Haz click en el botón de reproducción y continúa leyendo:

A propósito de la celebración del Halloween, me pregunté ¿Qué disfraces tenemos en nuestra experiencia o cercanía con la educación? Para dar respuesta a esto, pensé que sería interesante imaginar e ilustrar ciertos actores, situaciones y escenarios vinculados a la formación y comenzar a entender que, lamentablemente, aún después de Halloween seguirán ahí, pero afortunadamente, también nosotros como educadores alternativos, estaremos para desmantelar su disfraz y hacer de la educación, una experiencia menos terrorífica, comencemos:

La momia:

Hablamos de la escuela, institución o empresa anacrónica en su aprendizaje y enseñanza, esa organización o espacio para el aprendizaje que ha pasado más de 60 años en su sarcófago educando bajo un esquema diseñado desde el pasado, para un presente que no existe y temerosa del futuro y la innovación, aterrando con prácticas evaluativas ineficientes y forrada envuelta en academicismo clásico que se centra en la información y no en la demanda del entorno.

Frankestein:

Es aquella concepción monstruosa que vincula la educación de calidad con más infraestructura, más número de egresados y más títulos obtenidos con la premisa de que solo así podrás “Ser alguien”, una configuración que sin duda alguna es capaz de ahuyentar a cualquier aprendiz de la posibilidad de aprender, más allá de estudiar.

El pirata:

Este viene por partida doble, nos referimos a aquel profesional dedicado a enseñar que no actualiza sus conocimientos y que pone sus juicios personales, su ética individual y su percepción del mundo, por encima de la construcción de la verdad, haciendo del espacio de formación un barco a punta de hundirse en un mar de cegueras, pero aún más peligroso, es aquel aprendiz que no duda, ni indaga y se convierte en el lorito del hombro de este pirata. 

El hombre lobo:

La didáctica agresiva y el típico refrán “Letra con sangre entra” a pesar de que, gracias a las fuerzas mayores y a la evolución de la defensa por los derechos humanos, hemos evitado el contacto físico en gran medida, aún quedan espacios dónde la pedagogía no se hace presente y se estimula el aprendizaje a través de cambios de conducta radicales usando técnicas de castigo y represión.

El mago y la bruja:

La educación también es responsabilidad del que aprende, por ello, es importante evitar el disfraz de bruja y mago al momento de aprender, pues por arte de magia no se logra ni el éxito ni la efectividad del aprendizaje, la apuesta a la creación de disciplinas y hábitos para fortalecer el músculo del saber, el hacer y el actuar.

ALIENS

La concepción de la educación y la enseñanza enajenada y alienada del contexto y la identidad del aprendiz, llena de formación genérica que es poco viable y aplicable para darle respuesta a las necesidades, intereses y demandas de hoy.

Recuerda, en Halloween vemos disfraces solo una noche, en la educación parecen estar muy presentes, la pregunta es, para abordar estos retos

¿Qué prefieres Solución o truco?
Richard Tovar

Ir arriba